Oidos >> regresa al menú  

Evaluación audiológica

Algunas personas creen que una evaluación audiológica es "simplemente un examen de audición". Pero, en realidad, examina mucho más que la habilidad para oír sonidos. La evaluación audiológica consiste de varios y diferentes componentes: una hoja clínica, un reconocimiento físico, una prueba de sonidos puros, una prueba audiométrica del habla y una timpanometría.

  • El audiólogo hará una historia clínica completa del paciente.
  • El audiólogo utilizará el otoscopio que es un instrumento que contiene luz y lentes de aumento para examinar el oído y detectar la presencia de cerilla excesiva u objetos extraños, agujeros en el tímpano, infecciones, etc.
  • Prueba de sonidos puros, se realiza en una sala a prueba de sonido, donde los únicos sonidos que se perciben son los emitidos por los audífonos del paciente. El paciente responderá con una señal, cuando escucha algo o cuando no.
  • Audiómetro se utiliza para presentar tonos en diferentes frecuencias y niveles de intensidad. La frecuencia del sonido se mide en Hertz (Hz). La intensidad del sonido se mide en decibeles (db), las respuestas se marcan en una gráfica llamada audiograma.
  • La audiometría del habla incluye dos medidas. Primero, la captación de sonidos de palabras a intensidades baja, y segundo, el reconocimiento de palabras. Para la captación de palabras se presentan palabras de dos sílabas como "sapo, bola, sello y avión". Estas palabras se presentan hasta que se calcula el nivel auditivo más bajo en que el paciente puede identificar por lo menos la mitad de las palabras. Los resultados se expresan en dB (decibeles).

 

Derechos Reservados